Loading...

¡Te invitamos a conocer el maravilloso Estado del que formas parte!

Estos tesoros

ofrecen un sinfín de colores, festividades, tradiciones, sazones e historias.

El Estado de México es el anfitrión de tesoros simbólicos que conservan la herencia histórico-cultural de sus pueblos llenos de folclor, identidad y riqueza; elementos que lo posicionan como uno de los imprescindibles destinos turísticos del país.

Su belleza tanto arquitectónica como cultural es, hasta hoy, una de las más significativas a nivel nacional, característica que permite admirar y conocer los puntos más importantes del Estado a través de los paisajes y monumentos que han formado parte esencial de relevantes acontecimientos en la entidad, mismos que han configurado cambios en la historia nacional.

Este Catálogo Arquitectónico es un registro de monumentos tangibles en cinco municipios distinguidos como “Pueblos Mágicos”, nombramiento otorgado por la Secretaría de Turismo (Sectur). Estos tesoros, ubicados en diversas coordenadas geográficas del estado, ofrecen un sinfín de colores, festividades, tradiciones, sazones e historias, por lo que el Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH), en conjunto con el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA,) tienen el propósito de difundir el patrimonio cultural e histórico de la región para el conocimiento y la preservación de los mismos, contribuyendo al mantenimiento de nuestra historia como mexiquenses pero, más importante aún, como mexicanos.

Contemplar, visitar y valorar cada uno de estos pueblos, de la mano con los monumentos que ahí habitan enriquece nuestros lazos con el pasado, además de garantizar el continuo respeto hacia los pueblos que, a través del tiempo, han logrado preservar la herencia cultural frente al advenimiento de la modernidad.

El Oro, riqueza tanto dentro como fuera de las minas.

Arrancaba el siglo XVIII cuando se fundó uno de los municipios más ricos en minerales valiosos del centro del país. El Oro, Estado de México, resultó ser el afortunado de contar con numerosas minas altamente productivas, de las cuales no se desperdició ni un solo gramo.

La Esperanza, el Consuelo, la Providencia, Dos Estrellas, son sólo algunas de las minas más importantes de este Pueblo Mágico...

Tepotzotlán, esplendor barroco, pureza novohispana.

A muy pocos kilómetros de la Ciudad de México, cerca del bullicio de la gran metrópolis, se encuentra Tepotzotlán, uno de los lugares más apacibles del Estado de México. Declarado Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo gracias a las bellezas...

Valle de Bravo es un paraíso ecoturístico donde reina la armonía.

Entre las maravillas naturales destacadas en el Estado de México se encuentra Valle de Bravo, antes San Francisco del Valle de Temascaltepec. Se trata de una localidad que creció entre montañas, a orillas de una presa artificial...

Metepec, pueblo de barro, pueblo de vida.

En medio de los pantanos y de los magueyes, hace más de 11mil años, la cultura de los matlatzincas florecía a la sombra de los teotihuacanos. Con el paso del tiempo, condicionados por fenómenos naturales o por conflictos entre comunidades, esta cultura fue dominando el arte de la alfarería, definiendo con maestría las características figuras que marcarían para siempre lo que hoy conocemos como el municipio de Metepec. ...

Malinalco, sin duda, es una oportunidad mística e insólita.

Entre la ciudad de Toluca de Lerdo y la ciudad de Cuernavaca, destaca a la mitad del paisaje del Altiplano Central un santuario mexica en el cerro “de los Ídolos”, labrado con la misma piedra del montículo. Es la tradición de la arquitectura ritual mexicana en su máximo esplendor. Es señal de que hemos llegado a Malinalco.

Si uno busca sumergirse en un espacio antiguo, cubierto de pinturas murales, de historia y cultura prehispánica lleno de misticismo, además de buscar un lugar cálido con viento fresco para descansar, Malinalco, Estado de México, es el destino adecuado. Este Pueblo Mágico está cubierto por el manto colonial, pero también es rozado por aires de renovación, de libertad y de paz...